Diagnóstico, prevención y tratamiento de la leishmaniosis

La leishmaniosis canina

Se trata de una enfermedad muy grave. Si el perro logra sobrevivir, se convertirá en un enfermo crónico que necesitará un estricto control de por vida.

Dicha enfermedad es causada por el parásito “Leishmanía infantum“, que lo transmite una pequeña mosca llamada flebotomo. La infección ocurre cuando un flebotomo portador de Leishmanía pica al perro.

Esta enfermedad afecta a diversos órganos de su perro y provoca lesiones de diversa consideración, incluso puede causarle la muerte.

¿Cómo se contagia su perro?

Los parásitos como las pulgas, las garrapatas y los flebotomos son un riesgo para la salud humana y animal. Transmiten enfermedades graves e incluso mortales a los perros, como (en el caso de los flebotomos) la leishmaniosis canina, que también puede afectarle a usted y su familia, es una zoonosis.

El contagio se produce a través de un insecto muy parecido a un mosquito pero mucho más pequeño, llamado flebotomo. Si pica a su perro, que suele ser al anochecer, le puede transmitir la enfermedad. El flebotomo es un familiar de los mosquitos. Se ha demostrado que es el único transmisor de la leishmaniosis. El perro enfermo actúa como fuente de infección para los flebotomos, que ya contagiados son capaces, a su vez, de contagiar a otros perros o personas.

¿En qué zonas su perro tiene mayor riesgo? 

El flebotomo requiere humedad ambiental y temperaturas calurosas, actuando durante la noche.

La incidencia de la enfermedad varía de unas zonas a otras, dependiendo de factores ambientales como son temperatura, humedad y situación geográfica. En Extremadura tenemos altísimo índice de infestación por leishmaniosis.

Diagnóstico

La prevalecencia de la leishmaniosis en España es muy alta. El clima mediterráneo del país favorece la presencia de flebotomos durante los meses cálidos.

La mayoría de los perros están expuestos a la picadura del flebotomo durante gran parte del año.

Así pues, es de vital importancia realizar un diagnóstico con el fin de determinar si su perro padece la enfermedad.

Mediante un sencillo test, su veterinario puede confirmar si el animal está libre de la infección. Si, por el contrario, el resultado es positivo, será necesario completar el diagnóstico con otras pruebas adicionales.

¿Cómo saber si su perro tiene leishmaniosis?

Para diagnosticar la leishmaniosis, su perro requerirá de un examen clínico realizado por un veterinario.

Los síntomas

Las evidencias más identificables son:

  • Pérdida de pelo.
  • Lesiones en la piel o descamación de la misma en la zona del codo.
  • Crecimiento anormal o exagerado de las uñas.
  • Formación de úlceras en orejas y patas.
  • Aparición de sangre en la orina y mucosas nasales.
  • Lesiones oculares y alrededor de sus ojos.
  • Pérdida de peso importante y fatiga.
  • Fiebre.

Trastornos severos que puede sufrir el perro infectado

  • Inflamación de los ganglios, del hígado o del bazo.
  • Anemia.
  • Atrofia muscular.
  • Artritis.
  • Vasculitis.
  • Problemas renales (insuficiencia renal).
  • Problemas en sus articulaciones.

Si su mascota presenta algunos de los anteriores síntomas, puede padecer leishmaniosis

Usted debe saber que, si la contrae, no podrá curarse, sino que tendrá que convivir con ella durante toda su vida. Sin embargo, con un buen control veterinario de forma regular y, si mantiene a su perro bajo tratamiento, este podrá tener una buena calidad de vida.

 ¿Su perro puede contagiarle de leishmaniosis?

Su perro no le puede transmitir la enfermedad de forma directa. Para que se contagie, el proceso es el siguiente:

El flebotomo pica a un perro con leishmaniosis.

En un período aproximado de una semana, ese flebotomo se vuelve infectante.

El mismo flebotomo pica a una persona o perro y se la transmite.

Como verá, si su perro tiene leishmaniosis, no debe adoptar ninguna medida especial para no contagiarse, tan solo debe preocuparse de tratar la  enfermedad de su perro y prevenirlo de nuevas picaduras. Debe saber que el riesgo de contraer esta enfermedad está relacionado con el hecho de vivir en una zona geográfica donde exista la enfermedad, tenga perro o no.

En la actualidad, dos millones de personas padecen esta enfermedad en todo el mundo.

Consúltenos sobre la incidencia de la enfermedad en esta zona y cómo prevenirla, tratarla y curarla.

Para más información visite los siguientes enlaces:

www.virbac.es

www.diomune.com/docs/informacion_leishtop.pdf (programa Leishtop)

La lucha contra la leishmaniosis está en sus manos. Prevención

Existen insecticidas con acción repelente que protegen a nuestras mascotas frente a la picadura del flebotomo. Su uso también ayuda a prevenir la transmisión de la leishmaniosis a otros perros.

La vacunación contra la leishmaniosis canina

Los repelentes reducen el número de picaduras, pero no las evitan al cien por cien. El objetivo de la vacunación, por el contrario, es proteger al perro “desde dentro”. En caso de picadura por un flebotomo infectado, la vacunación reduce significativamente el riesgo de que el perro desarrolle la enfermedad.

Dada la elevada presencia de esta enfermedad en España, la mejor protección consiste en combinar los antiparasitarios adecuados con la vacunación.

Antes de vacunar es necesario realizar el test de diagnóstico de la leishmaniosis

Son necesarias tres dosis el primer año de vacunación y una inyección anual de recuerdo los próximos años.

Tratamiento

La leishmaniosis es una enfermedad crónica que causa un gran sufrimiento a los perros y a sus dueños. Por este motivo, el diagnóstico precoz, los repelentes y la vacunación son esenciales para controlar la enfermedad.

En caso de diagnóstico positivo, existen tratamientos desarrollados para aumentar las posibilidades de supervivencia y mejorar la calidad de vida de nuestra mascota.

Un perro enfermo de leishmaniosis deberá ser controlado toda la vida

Una vez diagnosticada la leishmaniosis, se deberá llevar a cabo un tratamiento intensivo de un mes. Después, el perro deberá seguir un tratamiento complementario de entre 6 y 12 meses. Una vez finalizado, se deberán realizar controles periódicos para detectar posibles recaídas y restablecer la medicación cuando sea necesario.

La leishmaniosis es, hoy por hoy, una enfermedad incurable y con alta afectación en todo el territorio español. Para frenar su contagio, desarrollo y propagación es muy importante que las personas al cuidado de perros tomen conciencia de la gravedad del problema y actúen para solucionarlo.

El control y la prevención son las armas más efectivas para proteger a su mascota de una enfermedad dolorosa y mortal. Pida consejo a su veterinario.

Empiece a ganar la batalla a la leishmaniosis hoy

Más información en:

La leishmaniosis no es un juego

La leishmaniosis canina es una enfermedad mortal. Su veterinario dispone de todas las herramientas necesarias para detectarla y prevenirla.

Proteja a su perro desde ahora mismo. Hable con su veterinario.