Principales enfermedades parasitarias

Parásitos externos

  • Pulgas:producen molestias como irritación, dolor y picor. Y si su mascota es alérgica a los componentes de la saliva de la pulga, le puede provocar dermatitis alérgica.
  • Ácaros del oído:producen la otoacariasis o procesos que afectan al pabellón auditivo, oído externo y medio. Cursan con inflamación, irritación y abundante exudado.
  • Ácaros de la piel:la sarna es causada por los ácaros que viven en la piel de su mascota y producen picores, pérdida de pelo, costras, etc.

Parásitos internos

  • Gusanos intestinales:  los adultos se encuentran en los intestinos y las formas larvarias en el hígado, riñón, corazón, pulmón e intestino. Producen fatiga, decaimiento del ánimo, falta de apetito, vómitos, diarrea, tos y dificultad respiratoria.
  • Gusanos del corazón: este gusano afecta al corazón y también puede llegar a obstruir sus arterias. Los síntomas son: pérdida de peso, dificultad al respirar, ruidos pulmonares anormales, tos y falta de apetito.

¿Su mascota es un animal exótico?

Aunque los animales más comunes que se pueden encontrar en un hogar, siguen siendo los perros y los gatos, hoy en día cada vez son más las personas a las que les gusta tener mascotas exóticas en casa, como hurones, conejos y cobayas. Estos tres son los más populares, pero también hay quien tiene aves, iguanas, serpientes, insectos, monos, etc.

Estos animales son especiales y por ello requieren un mantenimiento y cuidado también especial, sobre todo en su manejo y alimentación. Al igual que cualquier otra mascota, están expuestos a las infecciones y enfermedades parasitarias, por lo que es muy importante saber cómo prevenirlos y qué hacer en caso de infección.

La mejor cura es la prevención

La prevención es fundamental. Para evitar la aparición de parásitos externos, es muy importante que, además de proteger a su mascota, también usted cuide su entorno para reducir al máximo el riesgo de contagio de pulgas, ácaros, piojos, etc. También le recomendamos que vigile el contacto con otros animales.

Es fundamental que lleve a cabo la prevención mediante tratamientos específicos. También le recomendamos desparasitar a su mascota de forma regular, y si es posible, que le administre productos antiparasitarios de amplio espectro, pensando principalmente en los parásitos internos, ácaros y pulgas.